Cómo eliminé la pelea sobre memorizar las tablas {1ra parte}

Cuando llegó la hora de memorizar las tablas de multiplicar a Sr. Científico, hice lo que se debe hacer: sacar las tarjetas e imprimir las pruebas. Pero esto es lo que pasó:

IMG_1354

 

E hiciera lo que hiciera, no podía yo lograr que él las memorizara. Solo logré enojarlo y frustrarlo. Y no entendía, porque a él le daba muy bien lo de memorizar cualquier cosa. ¿Por qué no podía solo memorizar las tablas y ya? Yo también me enojé. Y todos sabemos que nada se aprende cuando nos enojamos. Decidí que debía de hacer algo mal, aunque solo seguía la fórmula que se usaba conmigo, que todavía se usa con todo el mundo. ¿Por qué no funcionaba? Me puse a investigar.

Lo que descubrí

Y descubrí tres cosas:

1. Es mejor memorizar las tablas a los cinco o seis años. (¡Demasiado tarde!)

2. Lo estaba enseñando mal, complicándolo MUCHO más que lo necesario.

3. Memorizar las tablas ni es un trabajo de matemáticas.

Mejor memorizar las tablas a los cinco o seis años

Si sigues el método Montessori desde pequeño, fácilmente aprendes las tablas a los cinco o seis años, y ya. Mi Srta. Corazónvaliente y mi Sr. Bebé no van a tener ninguna dificultad con las tablas. Pero como no conocí el método hasta que Sr. Científico ya tenía cinco años, y no podía aprender e implementar todo a la vez…bueno, nos encontramos con un niño de 9 años que todavía no sabe las tablas de memoria. De hecho, la Srta. Aventurera las sabe mejor que él, porque empezó a usar los materiales Montessori a una edad menor.

¿Por qué será que las pueden memorizar más rápidamente los pequeños? Bueno, es que están en la etapa sensitiva del lenguaje, y sale que aprender las tablas es realmente un trabajo del lenguaje, no de matemáticas. Más acerca de eso en un momento. Pero María Montessori lo reconoció, y diseñó materiales que podían usar los peques, y que los peques querían usar, y el resultado fue que aprendieron las tablas de memoria sin el esfuerzo que requiere al ser mayor. Las aprendieron naturalmente, con gozo. No quiero explicar todo el proceso aquí, porque quiero seguir hablando de lo que se hace cuando un niño no ha aprendido las tablas de memoria, y llega a primaria, o el taller, a los seis años.

Según el método Montessori no nos quedamos mirando hacia atrás, pensando en lo que se debía de haber hecho antes. Miramos el niño ahora, lo observamos para ver qué necesita, y lo seguimos, dándole justo lo que necesita de nosotros para lograr sus metas. Siempre seguimos al niño. 

 

 Estaba complicando el proceso

A mí me pareció de lo más sencillo el proceso de aprender las tablas de multiplicar. Empiezas con la tabla de 0, terminas con esa en unos dos minutos, aprendes la de uno (otros dos minutos), sigues con la de dos, y tomas una prueba para comprobar que las sabes. Fácil. Y para algunos, sí que es fácil. A mí nunca me gustaban esas pruebas en el tercer grado, pero no me fueron difíciles. Pero para muchos, es el momento en que realmente empiezan a odiar las matemáticas.

Al investigar, descubrí que se podría simplificar mucho el proceso de enseñar las tablas. ¿Por qué enseñar la tabla de cero? ¿O de uno? ¿O de dos? No necesitamos perder tiempo practicando esos hechos. No necesitamos pruebas con 7 x 1, 9 x 0, 2 x 2. Solo hay que enseñar las propiedades de multiplicación por 0 y por 1, y saber sumar, para cubrir todas esas tablas.

Y luego podemos enseñar la propiedad conmutativa de multiplicación. Si sé que 3 x 4 son 12, también sé que 4 x 3 son 12. Hay una presentación Montessori con las varitas de perlas que lo muestra de manera muy hermosa y sencilla. Es algo que voy a compartir como parte de esta serie. Así que, no tenemos que enseñar nueve ecuaciones para cada tabla. Tradicionalmente, enseñamos 90 o más ecuaciones de memoria. Pero solo necesitamos enseñar 28. ¡Veintiocho! Ya parece mucho menos pesado el trabajo, ¿no? En otra entrada de esta serie vamos a hablar a fondo de cómo simplificar el proceso de enseñar las tablas.

 

Enseñando las tablas de multiplicar

Memorizar las tablas ni es matemáticas.

Entender qué es sumar, qué es multiplicar, eso SÍ que es de mates. Pero ¿memorizar la tabla de tres? No es. Es igual a memorizar una lista de los presidentes. Información importante, útil, que facilita el cómputo de sumas grandes y la multiplicación larga…pero no es matemáticas en sí mismo.

Descubrí esto cuando leía un libro acerca de la dislexia, The Learning Brain: Memory and Brain Development in Children por Torkel Klingberg. Klingberg habla de las investigaciones neurológicas que se han hecho, que nos muestran que aprender las tablas es un trabajo del lenguaje. La parte de tu cerebro que se activa al trabajar las tablas NO es la parte en que se hacen calculaciones ni razonamiento matemático. Es lo que se denomina la caja de letras. La misma parte que se activa cuando ves letras. Se ve abajo en rojo.

Brain Spanish

Imagen del IADB

Esa caja de letras está en la misma parte del cerebro para todos los seres humano. No importa cuál idioma hablas, usas la caja de letras para identificar y entender las letras y palabras que ves. Y esa misma caja de letras es la misma parte del cerebro que se activa para aprender y usar las tablas de sumar o de multiplicar. Así que, si no sabes las tablas, no tiene nada que ver con tus habilidades como matemático. Ni un poquito. Nada en absoluto. Aprender las tablas de multiplicar se parece más a aprender el abecedario y los sonidos de las letras que aprender el proceso de multiplicar o dividir.

Si no sabes las tablas, no tiene nada que ver con tus habilidades como matemático. Ni un poquito. Nada en absoluto.

Necesitaba un cambio

Descubierto todo esto, ¿cómo podría seguir usando el mismo proceso de enseñar las tablas a Sr. Científico? La respuesta es sencilla: no podía. Él estaba abatido, yo estaba cansada de luchar, y algo tuvo que cambiar. Así que, lo cambiamos. No voy a decir que se convirtió en puro gozo el proceso de aprender las tablas; eso sería una mentira. Pero sí que se mejoró mucho, y ¡por fin está aprendiendo las tablas!

Todos sabemos la importancia de saber las tablas de multiplicar (y de sumar) de memoria. Facilita la multiplicación larga, el cálculo mental, la división, todo el trabajo de aritmética que es imprescindible para seguir a matemáticas más avanzadas. La aritmética es solo una herramienta que se usará para hacer matemáticas, pero es una muy importante. Así que, vale la pena reevaluar el método de enseñar las tablas, y hacer los cambios adecuados. Se lo debemos a los niños. No quiero que mi hijo odie las mates porque yo las enseñé incorrectamente, y le puse una carga demasiada pesada.

El efecto de pruebas de tablas de multiplicar

Un plan

Si sigues el plan que voy a compartir para enseñar las tablas, puedo prometer que el proceso será mucho más al agrado de tus hijos o alumnos, y a ti mismo, que el proceso tradicional. Por ejemplo, ¡no hay que dar esas pruebas de tablas! Menos estrés, más diversión, más aprendizaje. Eso es lo que te ofrezco.

En la próxima entrada, vamos a hablar más de cómo hemos complicado el trabajo, y de que es mucho más sencillo de lo que creías. Voy a compartir esas 23 ecuaciones que se necesitan, y explicar por qué con esas se basta. Y vienen tres entradas más en esta serie después, llenas de información y consejos. Vas a tener lo que necesitas para ayudar a tus hijos y alumnos a lograr memorizar las tablas sin lágrimas.

Si quieres asegurarte de no perder nada, puedes inscribirte al newsletter. Una vez a la semana recibirás consejos, enlaces a artículos pertinentes, y recursos exclusivos en el correo.

Lectura complementaria

¿Quieres saber más de esa caja de letras y lo que los neurocientíficos han descubierto? He aquí algunos recursos:

¿Como aprende a leer el cerebro? del Banco Interamericano de Desarrollo

The Learning Brain: Memory and Brain Development in Children por Torkel Klingberg

El cerebro lector: Últimas noticias sobre neurociencias de la lectura, la enseñanza, el aprendizaje y la dislexia por Stanislas Dehaene

El cerebro matemático: Como nácen, viven y a veces mueren los números en nuestra mente por Stanlislas Dehaene

Share this Post

This entry is also available in: Inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *