Un millar: Juego de valor posicional

Al volver a darle presentaciones de mates a la Srta. Aventurera después de mudarnos, noté que necesitaba repasar cómo se forman números grandes, y cómo se leen. Pero claro está, ¡tendría que ser un juego!

92515.1

Es un juego de lo más sencillo, simplemente llamado «Un millar», porque eso es lo que quieres lograr: ¡mil cuentas! Se necesitan: las perlas doradas (o un juego de bloques base 10), dos juegos de las tarjetas de números hasta unidades de millares (usé mi versión con las esquinas cortadas), y tres dados en un recipiente opáco: uno verde, uno azul, y uno rojo.

Millar1

La primera jugadora recoge el recipiente con los dados, y sin mirar, saca uno. El color indica si ganará unidades (verde), decenas (azul), o centenas (rojo). Tira el dado, y recoge la cantidad de perlas doradas indicado. Luego saca la tarjeta de números que representa la cantidad. Srta. Aventurera había sacado el dado rojo, y tirado un tres. Recogió tres centenas y la tarjeta roja de 300. Yo, en cambio, saqué el dado verde en mi primer turno, y tiré un uno. Recogí una unidad solitita, y la tarjeta verde de 1.

The first player picks up the container with the dice in it, and without looking, removes one. The color indicates if she will be rolling for ones/units 

Millar2

En su segundo turno, tiró un dos verde, y recogió dos cuentitas y la tarjeta verde de dos. Colocó la tarjeta verde encima de la roja, y las alineó. Es muy fácil alinearlas correctamente con la esquina cortada.

 

Millar3

Aquí se ve mejor cómo la tarjeta verde cabe encima de la roja. Estas tarjetas ayudan muchísimo el entendimiento del sistema de valor posicional.

 

Millar4

En su tercer turno, tiró un seis azul, y así se quedaron sus cuentas y tarjetas. Le pedí que leyera el número al final de cada turno, para ver quién tenía más. ¡A ella le gustó ver que siempre tenía más que yo!

 

Millar5

A este punto ella me ganaba 382 a 261. Tenía yo esperanza de que triunfara al final.

 

Millar6

Pero, ¡ay! no salió así. Ella tiró un tres azul, un cinco rojo, un seis verde, y ¡otro cinco rojo! Terminó con 1416, ¡con su millar!

 

Millar8

Y yo con 591, ay de mí. Pero, claro está, volvimos a jugar. Creo que volvió a ganarme. Pero le cuento un secreto. Cómo ella terminó formando y leyendo números hasta unidades de millares con facilidad, ¡las dos ganamos!

This entry is also available in: Inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *